Últimos temas
» Solicitudes
Vie Oct 16, 2015 5:40 am por Elizabeth Hedervary

» Hola a todos =)
Vie Abr 05, 2013 11:55 pm por Natalia Arlovskaya

» Ausencia.
Jue Oct 13, 2011 9:55 am por Tino Väinämöinen

» Personajes liberados.
Miér Sep 21, 2011 7:14 pm por javier_cheshire

» ;A; hello!
Dom Ago 28, 2011 9:54 pm por Loise Weillschmidt

» Ficha de Andreas Berthle
Sáb Ago 20, 2011 6:57 am por Andreas Berthle

» Guten Tag! ★~
Sáb Ago 06, 2011 3:30 am por Loise Weillschmidt

» Extrañenme.
Jue Jul 28, 2011 6:35 am por Yekaterina Braginskaya

» Hetalia World Hospital
Vie Jul 15, 2011 10:21 pm por Invitado

Estación
Estación

El frío comienza a hacerse presente en los corredores y las ventanas ya permanecen cerradas. En los salones hay calefacción pero no así en las canchas. El paisaje antes matizado en colores naranjos, rojos y amarillos ahora es blanco por la nieve que lo cubre. Se recomienda a los alumnos permanecer en sus habitaciones fuera del horario de clases y abrigarse bien cuandovallan a estas.

Los osoms (Es decir, El Staff)
ArthurGilbertLovinoFelicianos
Afiliados Elite
Nuestros botones
Gakuen Hetalia Gakuen Hetalia

Afiliados
alt=
Licencia
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License.

Las imágenes y diseños de este foro pertenecen a Gilbert Weillschmidt @ Hetalia Gakuen. Los contenidos expresados dentro del foro pertenecen a sus respectivos Administradores. Cualquier intento de Robo o Plagio sera denunciado sin previo aviso. Abstente de Copiar.


Raivis Galante

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Raivis Galante

Mensaje por Raivis Galante el Dom Mar 27, 2011 3:24 pm



País de origen: Letonia

Nombre: Raivis Galante

Año que cursa: Primero

Edad: 15 años

Cumpleaños: 18 de noviembre

Descripción Física

Altura: 140 cm.
Ojos: Grandes, de iris violeta y mirada angustiada, húmedos de lágrimas.
Pelo: Rubio pálido y sucio, ligeramente ondulado y rebelde hasta las patillas.
Constitución: Pequeño, bajo, de formas más bien frágiles y aniñadas. Su estructura es casi femenina, su complexión delgada y estilizada.
Complementos (opcional): La ropa a veces pareciera quedarle grande o burda, pero es debido a su constitución, pues siempre es de su talla. Gusta de usar ropa estilo europeo, pero también de sudaderas con capucha (sus favoritas), pantalones y zapatos deportivos. Casi nunca se descubre con shorts o camisetas, se rumora que es por sus cicatrices, pero también dicen que es porque su guardarropa es para el clima frío de su país natal y aún no lo ha modernizado.
Otros (opcional): Tiene diversas cicatrices en todo el cuerpo, como resultado del bullying en conjunto con sus "accidentitos". Se pone nervioso/se asusta con facilidad, derivando en tics como lagrimeo, temblores, torpeza, tartamudeo y tendencia a los accidentes.
Foto del alumno:
Spoiler:



(Crédito para Areeth de Deviant Art)

(Crédito para Megounette de Deviant Art)
Personalidad: Es bastante nervioso, tímido y se asusta con facilidad. Adora los animales, aunque para su mala suerte éstos tienen una tendencia a morderle, arañarle, patearle o embestirle. También puede llegar a ser bastante ingenuo, y sincero a un extremo que resulta peligroso para su integridad física. No sabe cerrar la boca y sólo se da cuenta de que hizo algo mal cuando la situación empieza a tornarse peligrosa. Al ser tímido es posible que intente pasar desapercibido, a pesar de su contradictorio deseo a que le respeten, por lo que al encontrar a alguien nuevo muy posiblemente intente fusionarse con la pared... claro que, si se da la oportunidad de conversación, dará tantas vueltas a lo que tiene que decir, que terminará poniéndose nervioso y contestando mal. A pesar de todo es muy tranquilo y llega ser hasta tierno y romántico, producto de leer tantas novelas de amor, las cuales son sus favoritas en conjunto con la poesía. Otro hobbie que cultiva es el del canto. Con todas estas cualidad resulta casi un 100% adecuado para ser víctima de bullying, el cual desafortunadamente ya conoce bastante bien. Mas en ocasiones suele haber en él un destello oscuro, uno que desentona con su personalidad "adorable", producto de haber visto demasiada violencia. Mismo destello que puede tornarle en una persona impulsivamente violenta y pitonesca en raras ocasiones, sobre todo cuando se trata de ser posesivo y/o celoso.

Familia: Sus abuelos y sus tíos, tanto maternos como paternos, que viven en Letonia. Hay dos estudiantes que admira mucho (Toris Lorinaitis y Eduard Von Bock) y a los cuales le gustaría considerar sus hermanos pero, para su desgracía, no es así.

Historia: Nació y creció en Letonia, siendo un niño alegre y saludable, mas debido a su apariencia fue objeto de abusos al crecer, ganándose apelativos como "débil" o incluso hasta "niña" que hirieron profundamente su autoestima. La situación empeoró al ingresar al colegio, pues sus compañeros se burlaban de su aspecto andrógino. Los abusos fueron de mal en peor, al punto de llegar a interferir con su desarrollo físico y mental de modo notorio. Resistió por amor a sus padres, quienes querían que su hijo tuviera éxito y pusiera su nombre en alto, además de que no creía que fuera plausible salir de aquel colegio porque le trataban mal, en su baja autoestima y otros problemas psicológicos post-traumáticos, no pensaba que nadie fuera a creerle.
A punto de finalizar el curso, sus padres murieron en un accidente, dejandole a él, a sus tíos (hermanos de sus padres) y a sus abuelos devastados. Tras mucho darle vueltas, todas las partes decidieron otorgar un granito de arena para cumplir su última voluntad y otorgarle a Raivis (otorgarse él mismo, sobre todo) una buena educación en una escuela de prestigio. Tras muchos ahorros y muchas penurias, ambas partes lograron lanzarle a la academia Hetalia Gakuen, donde Raivis hace su mayor esfuerzo para aligerar la carga económica que conlleva una escuela privada de renombre y de paso llevar buenas calificaciones a casa.

Pertenencias: Un album de fotografías, y varias otras sueltas de su familia completa y junta en festividades nacionales. Un guardapelo con la fotografía de sus padres que mantiene bajo su almohada y que es uno de los pocos objetos con los que se pone posesivo. Varios libros de estudio y cuadernos llenos de apuntes que utiliza para ponerse al corriente o retroalimentar cuando no comprende algo. Varias novelas de amor disfrazadas con títulos y encuadernados aburridos pero poco creíbles, como "Crónica de la tía abuela de la prima de Newton y su contribución al arte cubista". También posee una jaula para conejo con sus respectivos accesorios y varios lazos para el mamífero. Un guardarropa no muy abundante y hasta podría decirse pasado de moda, con notoria escasez de prendas de verano en su haber.

Le gustan: El chocolate y la cerveza en primer lugar, seguido de novelas rosas y poesía, cosas relacionadas al canto. Le gusta la gente amable y tranquila, que no recurra a la violencia como medio de comunicación, pues es cuando más se siente a gusto. Admira mucho a aquellos que logran anteponerse a las adversidades y desea lograr eso él mismo algún día. También es objeto de su agrado todo juguete, trapo, golosina, objeto o consejo que sirva para mantener a su conejo consentido como... pues eso, un consentido. Le gusta la música de baladas, uno de sus temas preferidos es "My heart will go on", aunque también admite música de otro tipo. Es su gusto culpable, y a pesar de todo evita mencionárselo a cualquiera, por miedo a represalias.

No le gustan: No le gusta que le pregunten de su familia, especialmente de sus padres, sólo por morbo. Tampoco le gusta cuando lo lastiman y se burlan de él. No le gusta que se aprovechen de otros porque sabe lo que se siente, y se detesta por ser tan débil y tan inútil al punto de nunca poder lograr nada. Tampoco le gusta que se metan con sus amigos, en este caso, por ejemplo, su conejo. Por otro lado, la comida picante no es uno de sus puntos fuertes y tampoco lo es su estatura...

Datos extra: Le tiene fobia a que le lastimen o le traten con crueldad, y se alarma con cualquier ruido repentino o tono de voz amenazante. Cantar le fascina casi tanto como leer novelas de amor, las cuales guarda secretamente entre sus libros, enmascarandolas con títulos aburridos para que no vayan a pegarle más que de costumbre por su gusto culpable. Al entrar le fue concedido un conejo enano, compañero por el cual rogó e imploró con la excusa de que quería un animalito, aunque en realidad lo que necesitaba era compañía que le impulsara a seguir adelante y alguien con quien no sentirse tan sólo para poder seguir adelante.


Entrevista de aceptación

La sala del director es un ambiente amplio y bien iluminado por los amplios ventanales que se muestran frente a la puerta y por detrás del escritorio, estos están cubiertos por la mitad con una cortina semi trasparente y puedes observar el campus de la academia a través de estos. La luz da un efecto épico al escritorio con el director, pues como el día es despejado, la luz solo te deja ver la silueta del imponente hombre que sobresale con su ancho pecho y cuerpo tosco por sobre la silla de oficina. Un gesto de su mano te invita a sentarte en una silla delante de su escritorio. - ¿Cómo es tu nombre y de que país eres? -

Era la hora. Todo el tiempo que había pasado practicando y repasando sus notas de "cómo no estropearlo todo en el primer intento" empezaban. Se mentalizó que él no era un alumno cualquiera, que él estaba aquí por sus padres, que tenía que quedar, que IBA a quedar, y la visión de la gente que quería en su memoria logró que sus piernas dejaran de temblar como flanes. Por un momento la luz lampareó su pupila y se quedó mirando prismáticas manchitas danzar frente a sus ojos, mas disimuló y tomó asiento, sin apartar la mirada ni la sonrisa amable del hombre que tenía frente a él... o al menos que él pensaba tenía enfrente, porque seguía deslumbrado y sólo se enfocaba en los retazos de sombras como su único bote salvavidas. "Y ahora qué" pensó para sus adentros y notó que el pie izquierdo comenzaba a temblarle de la tensión que sentía, el estar frente al DIRECTOR.... subrayen eso, el DIRECTOR (que por alguna razón sonaba y se veía temible en su cabeza... y no ayudaba el hecho de que se le viera tan robusto a contraluz) le ponía extremadamente de nervios. ¿Y si no quedaba? ¿Y si todos sus esfuerzos eran en vano? Empezó a sudar, todo en apenas unos segundos, pero para su suerte... buena o mala, no sabría decirlo, el hombre lanzó la primera pregunta. "Ay no" ahora era cuestión de calmarse, vamos, era una pregunta sencilla... muy sencilla, todo estaba bien... no era un genio cerebrito, era un muchacho normal al que le costaba lo suyo estudiar y entender las cosas, pero que de todos modos lo intentaba. Era de entender que se pusiera nervioso. ¿Cuántos prodigios habrían pasado por esa silla?
Sin quitar su sonrisa, abrió la boca, notando que la tenía seca. Una, dos preguntas, de lo más sencillas, ya lo ensayaste... no se te ocurra tartamudear. Recuerda la película que viste, recuerda los ejercicios de dicción que practicaste, las pausas, los trucos, imagina que esto es un ensayo mas. -Buenos días. Soy, Raivis Galante. Vengo de, Letonia. -Siguió sonriendo con aparente tranquilidad aunque por dentro estaba muerto de miedo. Tragó saliva para contrarrestar el efecto de sequedad en su boca, que parecía haberse extendido a su garganta.


El hombre sonríe y se inclina un poco, tu vista se acostumbra poco a poco a la luz y puedes notar que es un hombre de tez trigueña y cabello castaño con algunos rulitos sobresaliendo de su silueta. Su rostro se ve amable y tranquilo. Revisando uno de los papeles toma una carpeta que tiene tu nombre en la portada junto al escudo del colegio. - Aquí estás. Bien… al parecer ya tienes tu ficha ingresada. Cuéntame un poco ¿A que club deseas pertenecer? Como sabrás tienes cinco opciones. Coméntame también por que te crees apto para ese club. – Su mirada se posó en ti esperando tu respuesta, parecía muy interesado en esta.

Oh, bien, ahora sus ojos empezaban a ver las siluetas con claridad. Creyó distinguir una sonrisa, y una de las amables, hecho que le tranquilizó un poco. Poco a poco empezó a cobrar colores y siluetas, pudo ver un rulito muy extraño, del color de las castañas al fuego, y una piel que parecía más robusta y masculina que la suya propia. Se sintió más alfeñique que nunca, pero por suerte su rostro logró calmar su perpetuo estado de alerta, aunque fuera tan sólo un poco... ya que por dentro seguía consciente de su situación y, por tanto, muerto de los nervios. De nuevo, al ver su nombre entre los papeles no supo si sentirse mejor o peor. Tenía el escudo del colegio... Su opción A y optimista era "¡Qué alivio! ¡Eso significa que estoy casi dentro!" y su opción B y pesimista era "Si respondo mal, ¡Adiós escudo!". Decidió que la A le convenía más.
Entró en un breve periodo de amnesia, el mismo que parece dar antes de un examen, ese breve y fatídico momento en que te quedas en blanco y no sabes si te acordarás o no, no sabes cómo acordarte y te retuerces las neuronas sólo para terminar pensando en estupideces que te retrasan más y más. Y entonces... ¡La luz del recuerdo! -Música. -Sonrió. Esa había estado muy cerca, por poco tartamudea... debería ser más cuidadoso con sus palabras. -Me informé. Parece que está, relacionado con el coro escolar. No le defraudaré, el canto es una de mis pasiones, y si tengo que demostrarlo con acciones, lo haré. La música es, el modo que la gente tiene, de expresarse y de sentir, con la seguridad de que su, mensaje llegará al oyente. Yo quiero, comunicarme del mismo modo, y quiero que mis compañeros, se comuniquen también conmigo. -De nuevo, muy pausado. Pero un tartamudeo significaba inseguridad. Y no podía darse ese lujo... sobre todo cuando no estaba mintiendo sobre su respuesta.


Mientras hablabas el hombre asintió un par de veces con su cabeza y tomando algunos apuntes en tu misma hoja - Bien, se tomará en cuenta lo que me dices a la hora de asignarte el club en el cual estimule más tus habilidades. - y apartando la carpeta entrelazó sus dedos sobre el escritorio emitiendo una corta risa tonta - Hera~ Hera~ ¿Cuentas con beca académica o abonarás cuota mensual? - fue directo con su pregunta y su mirada pareció más endurecida, penetrante y más brillante en la semi oscuridad que el contraste de luz y sombra le daba a su rostro.

Por un momento sintió pánico, pero cruzó los dedos por debajo de la mesa para que él no se diera cuenta. Esperaba realmente lograrlo... ¿Qué había escrito en esa hoja? Quería saber, quería saber... pero no ¿Y si era algo malo? No, Raivis, tranquilo, recuerda lo que la abuela te dijo, que rezaría por tí y que siempre miraras optimistamente al frente. El muchacho se tranquilizó. Por sus padres, por su familia, por su país... por él mismo, iba a hacerlo. Ya estaba casi del otro lado, ¿Verdad? Sólo un poco más y quedaría dentro. Relajó un poco su semblante, el director era bueno, su familia había sido buena, y él mismo había luchado de buen modo. El resultado debía de ser bueno, ¿Verdad? Sólo tenía que relajarse y dejar de ver resultados paranoicamente catastróficos hasta en la esquina. La risa amena del director le sirvió para dejar de cohibirse...
Unas milésimas, porque de inmediato se tensó al notar que su semblante cambiaba. Debía ser bipolar, o a lo mejor era algo parecido a la refrita estrategia de policía bueno y policía malo, sus pensamientos pesimistas regresaron y ahora sí que no sabía cómo se iba a levantar. ¿Por qué todos los adultos parecían tornarse tan severos cuando era sobre el dinero? A este punto iba a terminar odiando el dinero. Le había traído problemas a su familia y ahora venía a traerle problemas a la escuela, ¿Entonces para qué servía, además de crear discordia? Lo aborreció, pero no era momento de pensar en esas cosas, no iba a ayudarle en su entrevista. -Beca. -Respondió monosilábicamente, del mismo modo que "música" pero un tanto más apresurado, y sin sonrisa. -Cuento con una beca parcial. -Y se negó a seguir explayándose sobre cifras y números. Por el bien de un ambiente sano.


Cerró sus ojos y su sonrisa volvió a ser suave y algo tonta. - Exelente. Y una última pregunta. ¿Por qué crees que Hetalia Gakuen es el instituto indicado para ti? – apoyando los codos en el escritorio alzó sus dedos entrelazados y su mentón descansó ahí mientras escuchaba tus palabras.

De nuevo su alma tomó un descanso cuando el director pareció amable de nuevo, pensando que "beca" había sido la respuesta correcta o algo así. Casi salta celebrando por el bien de su integridad cuando el director le indicó que era la última pregunta, pero cuando la hizo, se quedó en blanco. La respuesta a eso... era demasiado larga y personal. Y mentir no se le daba muy bien... ¿Qué haría? ¿Cómo responder sin mentir ni decir la verdad? Pensó en sus padres, en sus tíos, sus abuelos... ¿Qué buscaba?
No. Estaba planteándose mal la pregunta. Para responder y satisfacer a todos, no tenía que preguntarse "qué buscaba él", si no "Qué buscaban entre TODOS". Hacer suya la meta general. ¿Cómo pudo olvidar lo elemental? Una nueva sonrisa cruzó sus labios y respondió. -Porque quiero, darle un futuro a mi vida, y hacer palpable, la posibilidad de darle un, futuro a mis hijos, así como yo me la estoy concediendo, con el apoyo de todos, y sobre todo de mí mismo. Esta academia, me pareció la más adecuada, porque sus personas parecen, buscar el mismo, ideal en conjunto.


Con una amplia sonrisa se levantó y extendió su mano para estrecharla con la tuya. - Gracias por venir. Consideraremos tu solicitud y serás informado con una carta si quedas admitido en nuestro instituto. Que tengas un buen día. – y una vez que estrechó su mano presionó el botón de su comunicador e indicó que pasase el siguiente alumno.
avatar
Raivis Galante
Club de Música
Club de Música

Mensajes : 36
Fecha de inscripción : 27/03/2011

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.